En el País Vasco, por ejemplo, esta paleta se podría acotar al rojo, el azul y el verde, así como el blanco y el gris oscuro como colores secundarios. Una selección cromática con la que podemos reproducir el paisaje ideal del norte verde y lluvioso, con sus montes y sus paisajes marineros o sus pueblos dentro de lo que es la estética más etnográfica. 

Los tres primeros forman parte de la arquitectura tradicional que puede verse en un gran número de casas y edificios de muchos pueblos del País Vasco, especialmente en el lado francés. También en sus trajes tradicionales: faldas y toquillas, en las cintas de las alpargatas, y en los fajines que se ponen los hombres y que rompen el blanco de la camisa y el pantalón.

El rojo, por otra parte, es un color muy utilizado por muchas culturas y en cada una de ellas, simboliza aspectos distintos. En china el rojo es el color de la buena suerte. En la india simboliza la caballerosidad. En general, el rojo simboliza la pasión, el calor, la valentía, y quizás por eso está presente en tantas banderas. También se dice que el rojo, aumenta la adrenalina, el corazón late más fuerte, se dispara la presión sanguínea, aumenta la respiración y el apetito.

No se si por todo ello, o no, pero nosotros también hemos adoptado el rojo como color corporativo y algunos de nuestros artículos también están confeccionados con telas rojas, sean estampado adamascado o en rayas. Nos inspira también nuestro entorno más próximo, donde vivimos y trabajamos: el País Vasco y nos gusta pulsar el botón del tiempo allá por los años 60, cuando todavía los colchones es forraban con nuestras telas.

Comparte este post

Productos relacionados