Las telas con las que trabajamos proceden de un antiguo almacén. Son telas que se fabricaron hace muchos años y por eso las consideramos “telas antiguas”. Aunque la mayoría se confeccionaron para forrar colchones o tapizar muebles, el color y la calidad del hilo sigue intacta. No obstante, te queremos explicar qué significa trabajar con este tipo de telas: a pesar de que nos tomamos nuestro tiempo cuando cortamos las piezas para seleccionar sólo las que están en las mejores condiciones, a veces puede quedar alguna pequeña mancha “de viejo” que no hace sino recordar su autenticidad. También puede darse el caso que en algunos modelos persista algo del olor de los tintes, pero un lavado a mano lo eliminará sin dificultad. Por último, dado que trabajamos con material original que ya no se fabrica, no tenemos capacidad de reposición sin fin. Así que producimos sólo hasta donde llegan nuestras telas….

Como puedes ver, lo que tienes en tus manos es un textil singular y con historia, hecho con mucho cariño.

Cuidado y lavado: en general no debes lavar nuestros textiles a máquina ni a temperatura, salvo los manteles y los delantales; en caso de duda, sigue las instrucciones de las etiquetas. Para los artículos acolchados, mejor lavarlos ocasionalmente en seco (una vez al año no hace daño….)

Bolso artesanal de tela antigua